• NOTICIAS

La minería de hoy no es la de 25 años atrás

Fecha: 23-03-2012

En 1999 el Estado dominicano se enfrentó a los estragos de la quiebra de la compañía minera Rosario Dominicana y a la contaminación ambiental que resultó de un proceso de explotación inadecuado y del incumplimiento de los requisitos de cierre de mina, que incluía la rehabilitación de los suelos minados.

Según explicó el presidente de Barrick Pueblo Viejo, Manuel Bonilla, en la provincia Sánchez Ramírez se registra el mayor daño medioambiental del mundo minero actual, cuyo costo de remediación ha sido estimado por la empresa en US$450 MM y será ejecutado a lo largo de sus operaciones en el país.

Desde el inicio del proceso de instalación de Barrick en el municipio Cotuí, hace cuatro años, la empresa ha procesado 115 metros cúbicos de suelo contaminado, de los que 78,000 han sido tratados y reutilizados en la rehabilitación de los terrenos de la zona, y el resto ha sido procesado y debidamente almacenado para ser exportado a un país donde se le pueda dar el tratamiento adecuado, porque en República Dominicana no existe un sistema que permita procesar ese tipo de desechos.

Uno de los principales problemas ambientales que ha provocado la actividad minera en Pueblo Viejo es la contaminación acuífera con ácido sulfúrico, producto del arrastre del material sulfuroso hacia los afluentes, que ha provocado una variación del PH (grado de acidez) de las aguas de 7 a 2, lo que resulta incompatible con cualquier tipo de vida animal.

Bonilla explicó que a partir del inicio de la producción minera, a mediados de este año, las aguas ácidas serán almacenadas en embalses de recolección y reutilizadas en el procesamiento del material extraído de la mina. El excedente será procesado en una planta de tratamiento, y devuelto a los afluentes de la zona con el nivel de potabilidad requerido por los estándares medioambientales.

Leer más: http://ow.ly/9Q6cn