NOTICIAS

De cómo volvió a la vida el Margajita

Fecha: 27-03-2014

A orillas del Río Margajita se escucha el sonido de las piedras que ruedan por la corriente, mientras un hombre ha iniciado su pesca del domingo, para llevar a casa alimentos frescos y sanos. Los árboles son más verdes y atraen a las aves de vientos más lejanos. Es que aquellas aguas, antes ácidas e inhabitables, hoy fluyen estables y neutrales entre colinas, trayendo a la vida a miles de peces y especies que por un tiempo estuvieron ausentes.

En el Río Margajita se celebra la vida. La celebran la gente, los árboles y todas las especies residentes en este recurso hídrico de la provincia Sánchez Ramírez. Doce subcuencas componen al Río Margajita, con 28.50 km2 de superficie, en ellas miles de razones para conmemorar el Día Mundial del Agua.

Cada año, desde 1992, el 22 de marzo se conmemora este Día Mundial, para motivar a todas las naciones a la conservación de los recursos hídricos. Este día fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se escoge un tema anual, el cual es adoptado entre las acciones de distintas organizaciones que tienen como centro de su trabajo el agua.

Este año, el tema es “Agua y Energía” y se plantea que, además del uso sostenible de este recurso, se debe prestar atención al acceso al agua potable, la eficiencia en su uso y tal como dice la Asamblea se debe tomar en cuenta que “el agua y la energía tienen impactos importantes sobre el alivio de la pobreza”.
Precisamente, el recorrido del Río Margajita desemboca en el embalse de la presa de Hatillo, posiblemente la más grande e importante del país, según un estudio publicado en 2008, con una capacidad de almacenamiento de 700 millones de metros cúbicos de agua, para el uso de riego en zonas arroceras y para la producción de energía hidroeléctrica.

Al Margajita llegan aguas de Hondo, Cándido, Colorado y Bonita en su rivera norte y Río San Juan y Sabana Verde. Parte de sus aguas recorren la loma de Los Quemados, y al salir de allí, se topa con aguas de Arroyo Hondo, y después con arroyos de la pendiente sur de la loma La Cuaba: Cándido, Colorado y la Bonita. Sin dudas un viaje de encuentros interminables, y en cada uno, más personas, plantas y especies ven volver a la vida al Margajita. Por su contacto con estas comunidades y su impacto en la presa de Hatillo, nace su importancia de su cuidado para el bienestar de todos los seres vivos de la zona.

Por décadas, esta cuenca estuvo afectada por las lluvias que entraban en contacto con piedras de alto contenido mineral, produciendo aguas ácidas que fueron a parar a los ríos de la zona. No es sino hasta el inicio de las operaciones de Barrick Pueblo Viejo que se empieza la recolección de aguas ácidas para ser usadas en el procesamiento del mineral, para al final ser tratadas y luego liberadas al medio ambiente, no sin antes asegurarse de que cumplan las normas nacionales. Esto ha producido un notable cambio en los afluentes de la zona, pues luego de tantos años, estos han comenzado a recibir aguas en mejores condiciones que las que existían de forma natural en el entorno.

Hasta el inicio del tratamiento de las aguas, por parte de la empresa, pescadores y productores de la zona habían desistido de continuar sus habituales actividades, debido al nivel de contaminación de las aguas. La acidez era un gran obstáculo para la vida de las especies que habitaban en la cuenca y que se convertían en fuente de alimentación de las comunidades, además de que el agua ya no podía ser utilizada para el riego de las tierras dedicadas a la agricultura.

Barrick Pueblo Viejo inició un proceso de recolección de aguas ácidas desde las montañas, para evitar que continuaran su dirección hacia el río, tratándolas en su planta hasta que estuviera lista para regresar limpia y estable al Margajita. Este proceso continúa, como garantía de que lo que un día fue una cuenca contaminada no retroceda, sino que mejore día a día con la contribución de todos los habitantes a su alrededor, conscientes de la importancia de conservar recursos como el Margajita.

En adición, la empresa inició un monitoreo continuo del mejoramiento de la calidad de estas aguas, junto a representantes de las comunidades (justo la semana pasada concluyó la novena jornada de monitoreos). Este proceso garantiza que de manera transparente todos y todas puedan verificar y medir el impacto positivo que tienen las operaciones de Pueblo Viejo y los controles que aplica para la preservación del medio ambiente y la remediación del pasivo ambiental hallado en el área circundante de la mina.

Y es así como ha vuelto a la vida el Río Margajita, y con ella las especies que le habitan, la economía de las personas a su alrededor y las demás cuencas con las que se conecta. La respuesta a la razón de su mejoría es una gestión responsable consciente de la importancia de los recursos naturales, de la mano con la conservación constante de las aguas y el cuidado por parte de sus vecinos, habitantes todos de la provincia Sánchez Ramírez.

Barrick Pueblo Viejo aclara situación de moradores de El Llagal

Fecha: 25-03-2014

Barrick Pueblo Viejo aclaró que la empresa no desalojó familias de la zona del Llagal para la construcción de su presa de colas. Recordó que esta zona es parte de la reserva fiscal que el Estado arrendó como parte del acuerdo de explotación de la Mina de Pueblo Viejo. Estas afirmaciones se hacen después de que en algunos medios de comunicación se hicieran eco de los reclamos de personas residentes en la Urbanización Nuevo Llagal, que exigen la reevaluación de los terrenos que vendieron al Estado en la zona donde se desarrolló el proyecto minero, así como compensaciones adicionales.

Méjico Angeles, Director de Asuntos Gubernamentales de Barrick Pueblo Viejo informó que “Dentro de las negociaciones de los terrenos de El Llagal, entre el gobierno Dominicano y los comunitarios, la empresa participó únicamente como facilitadores de apoyo técnico, bajo la coordinación del Ministerio de Industria y Comercio y la Dirección de Minería.”

Virgilio Peguero, Subdirector del programa de remediación del Ministerio de Industria y Comercio, quien participó directamente en el proceso de reubicaciones y restauración de medios de vida, junto a la Dirección de Minería dijo, que “dicho proceso fue totalmente justo y transparente y se realizó cumpliendo con los lineamientos del Banco Mundial establecidos para estos casos. Contó además, con el apoyo de una prestigiosa firma de consultores y auditores internacionales, quienes dieron el seguimiento debido para su cumplimiento, tal y como lo establecía el contrato firmado por el gobierno dominicano y la empresa Barrick Pueblo Viejo.”

“El programa de reubicaciones y compensaciones de los moradores de El Llagal, incluyó un proceso de revisión de 28 posibles terrenos en todo el entorno de las distintas comunidades cercanas a Cotuí, realizado por las familias que sería afectadas para que ellos mismos pudieran elegir donde querían ser reubicados, el mismo fue debidamente documentado, conservando todas las minutas que registraban las decisiones colegiadas con los comunitarios como muestra de transparencia y criterio participativo.”

“Luego de esto se llevó a cabo un proceso de seguimiento a las familias compensadas y reubicadas por un período de 5 años, para desarrollar un programa de restablecimiento de medios de vida, que incluyó además la entrega de terrenos para cultivos agrícolas, entrenamientos en varios oficios y cursos de capacitación, junto a apoyo técnico para el emprendimiento de pequeños negocios, para que las familias pudieran iniciar una vida nueva, con mayores oportunidades. Todas las familias que serían afectadas fueron beneficiadas en este programa, sin distinción.”

El señor Peguero dijo además que “De las 416 familias afectadas todas fueron compensadas económicamente, de éstas, según los lineamientos del Banco Mundial, solo calificaban para recibir nuevas viviendas, aquellas que estuviesen residiendo en los terrenos al momento de hacer la reubicación y que se comprobara que no contaran con otras viviendas. Bajo este criterio solo calificaban unas 65 familias a quienes se les otorgó su vivienda según lo acordado.”

El señor Angeles de la empresa minera, por su parte reiteró que “es nuestro deseo como empresa apegada a una gestión responsable, que se aclare esta situación y exista una rápida solución a los posibles inconvenientes, entre los organismos del gobierno pertinentes y los miembros de las comunidades.” Agregó.

MEDIO AMBIENTE

Avances Remediación Ambiental

Fecha: 11-10-2013

Conoce los avances que hemos logrado en remediación ambiental en la zona de la mina de Pueblo Viejo.

DESARROLLO COMUNITARIO

Barrick dispone fondos para la rehabilitación de acueductos de varias comunidades

Fecha: 24-02-2014

COTUÍ, Sánchez Ramírez.- La empresa Barrick Pueblo Viejo informó que dispone de fondos para la rehabilitación del sistema de acueductos de Tocoa-La Piñita, a fin de contribuir con la solución permanente del suministro de agua a comunidades situadas en entorno de la mina que históricamente han confrontado dificultades para suplirse del líquido.

Como medida de corto plazo, desde mediados del año 2012 la empresa estuvo supliendo agua embotellada a las zonas de El Naranjo, Las Lagunas, La Cerca y La Piñita, como una solución emergente a las necesidades existentes en el servicio de agua dentro de estas zonas debido al problema histórico de sequía.

“Comprendemos que todos los habitantes de las comunidades obtendrían mayores beneficios con un sistema de agua permanente que hemos propuesto a los líderes en varias ocasiones, es por eso que estamos dispuestos a invertir en la rehabilitación de los acueductos existentes en la zona”, subrayó la minera.

Según el levantamiento de la compañía consultora en gestión de proyectos y servicios de ingeniería, los acueductos existentes son de baja productividad al trabajar en apenas un 25% de su capacidad, por lo cual el Censo de Población y Vivienda de 2002 determinó que un 60.6% de los habitantes no tenía acceso directo al agua.

“Con la rehabilitación de este acueducto estaríamos cooperando con las autoridades locales y nacionales a buscar una solución al problema que afecta a estas comunidades desde hace más de una década” explicó Barrick Pueblo Viejo en un comunicado.

Sostuvo que con esta intervención será posible incrementar el caudal de los acueductos, eficientizar los sistemas y desarrollar nuevos microsistemas de suministro de agua de calidad a largo plazo.

“Barrick Pueblo Viejo reitera su compromiso de apoyar a las comunidades en su trayecto hacia el desarrollo, nuestro mayor legado es que las comunidades que nos rodean puedan disfrutar de una mayor calidad de vida, inclusive después de nuestro tiempo de operación”, agregó.

EMPLEO

Alejandra Pérez Garó, Líder de Pueblo Viejo

Fecha: 20-06-2012

Alejandra Trabaja en el Departamento de Medio Ambiente como Ingeniero Junior, liderando equipos del plan rotacional para la revegetación.

Alejandra Pérez Garó es especialista de bosques y una de las 185 mujeres que aportan sus conocimientos y su ejercicio profesional en el proyecto minero de Barrick Pueblo Viejo. Trabajó como ingeniera ambiental junior en el vivero de la mina y ahora tiene a su cargo un equipo de operarios para revegetación en el Departamento de Medioambiente.

Aunque a través de su vida la Ingeniera, Pérez se ha sentido “en sus aguas” liderando grupos de trabajo con hombres, en una comunidad rural como la de Cotuí esto no parecería tan común. Sin embargo, el trabajo en equipo y las ganas de sacar los objetivos adelante hacen que las personas que aún no están acostumbradas a ver a una mujer encabezando un proyecto terminen por aceptarlo gratamente.

“Cuando vienen grupos nuevos poco a poco se van acostumbrando a recibir las órdenes de una mujer. Es un proceso”, expresa Alejandra, consciente de que llegó a un lugar donde se acostumbra a ver la presencia de hombres. En la labor de la preservación del medioambiente, las mujeres son indispensables para tareas como las del vivero, que requieren de su delicadeza y a la vez de su fortaleza.

Leer más: http://ow.ly/bIprE